Comenzar tu vida universitaria puede representar algunos de los años más enriquecedores de la vida. De igual forma, marca un nuevo comienzo lleno de promesas. Las personas están adquiriendo innumerables conocimientos, socializando con una gran cantidad de personas nuevas, y formando el camino para su futuro.

Es fácil sentirse abrumado por el nuevo entorno y terminar perdiendo el norte. Entre fiestas, eventos y actividades extracurriculares, hay demasiadas distracciones de los estudios.

No solo eso, sino que la vida después de la graduación podría no ser lo que pensaste que sería. Como siempre, de los errores se aprende y los graduados anteriores tienen muchos consejos para impartir. Aquí les presentamos algunas de las cosas que a los futuros ingenieros les gustaría saber antes de empezar la universidad:

  1. No hay tal cosa como una pregunta tonta

Nunca pierdas de vista el hecho de que estás allí para aprender. El no estar seguro de algún concepto es normal, y algunos de los profesores pueden ser intimidantes, pero si te contienes al hacer preguntas, solo estás perjudicando tus propias posibilidades.

  1. Socializar puede ser tan importante como estudiar

No solo una vida social saludable te evitará que te fatigues en tus estudios, sino que te ayudará a desarrollar tus habilidades de comunicación. Esto te será de beneficio cuando ingreses al mundo laboral después de la graduación.

  1. Nunca es demasiado temprano para comenzar a trabajar en redes de mercadeo

Socializar puede ser una excelente manera de mostrar tu trabajo y ponerte en el radar para futuros empleadores. Incluso si no estás buscando trabajo por un tiempo, siempre es buena idea hacer tu nombre conocido. Nunca se sabe quién podría interesarse en ti más tarde cuando estés en la búsqueda de tu primer empleo.

  1. No quemes ningún puente

Habrá momentos en los que tendrás que trabajar con personas que no te agradan. Depende de ti ser la mejor persona en esta situación. Puede que no sea fácil, pero este es un buen entrenamiento para la vida real. No siempre te llevarás bien con tus colegas o tu jefe, pero esto no puede obstaculizar el trabajo. Además, estar en buenos términos con tus profesores será invaluable si luego necesitas una referencia para el trabajo o una solicitud de postgrado.

  1. Pide ayuda cuando la necesites

No permitas que tu orgullo se interponga en tu camino hacia el éxito. Naturalmente, querrás hacer todo por tu cuenta, pero todos tenemos nuestros límites. Si estás luchando, pide ayuda a alguien. Te ahorrará mucho estrés a largo plazo, y no hay nada de malo en ganar un poco de humildad.

  1. Probablemente no utilizarás todo lo que aprendes, pero aun así necesitas aprenderlo

La mayoría de los trabajos que emprenderás en tu futuro no requerirán todo el conocimiento que obtuviste en la universidad, pero eso no significa que puedas faltar a las clases que crees que no valen la pena. Todo lo que aprendas te proporcionará la mejor base posible para su trabajo.

  1. Toma la iniciativa

Si no comprendes algo y no lo cubrieron en ninguna de tus clases, infórmate de forma independiente. No esperes a que alguien más te lo diga, porque eso podría no suceder. Demostrar que puedes trabajar independientemente y demostrar un interés real en tus estudios te hará resaltar.

  1. No puedes conformarte nunca con «aceptablemente bueno»

Habrá momentos en que estarás agotado, estresado y trabajando hasta el final para terminar las tareas. Cuando estás en esta situación, puede parecer tentador simplemente aceptar que has dado con la respuesta correcta, sin entender completamente cómo lo hiciste.

No te rindas a esa tentación. No es suficiente saber que tu respuesta fue correcta. Cuando ingresas al mundo laboral, no hay calificaciones, y necesitas poder explicar tu trabajo. Asegúrate de comprender completamente las complejidades de tu trabajo y no confíes en las suposiciones.

  1. No limites tus habilidades a la ingeniería

Asegúrate de dominar Word y Excel, y otras herramientas que no asociarías de inmediato con la ingeniería. Si bien habrá mucho trabajo satisfactorio en tu futuro, también habrá muchas facturas por escrito y administración general.

  1. No tienes garantizado un trabajo después de la graduación

Muchos recién graduados se desilusionan en los meses posteriores a su graduación cuando no consiguen un trabajo de por vida inmediatamente. Si bien tus posibilidades de encontrar empleo con un título en ingeniería son buenas, no existe el trabajo garantizado. No estudies ingeniería porque crees que te contratará. Estudia ingeniería porque realmente le apasiona.

  1. Si no estás disfrutando, estás en el lugar equivocado

Si te das cuenta de que la ingeniería no es para ti y que tus clases te están haciendo sentir miserable, no hay que avergonzarse de reconsiderar este camino. Al final del día, si no disfrutas estudiarlo, probablemente no quieras comprometerte con esto como una carrera.

  1. Obtén experiencia

Algunas de las mejores lecciones tienen lugar fuera del salón de clases. Ya sea que realices una pasantía, o simplemente un pasatiempo que pone a prueba tus habilidades, es importante poner tu educación en práctica.

  1. Tienes que saber trabajar en equipo

Aprovecha al máximo cualquier tarea del grupo aprendiendo a comunicarte y a comprometerte. Es raro que estés trabajando en un proyecto en la vida real donde tienes un control total, por lo que aprender a trabajar bien con los demás es esencial.

  1. A nadie le importa tus notas después de la universidad

Claro, mantener buenas notas es importante, pero las calificaciones perfectas no lo son todo. Después de la universidad, los empleadores estarán más interesados ​​en tus proyectos y habilidades prácticas que en el promedio que obtuviste.

  1. Reflexiona sobre lo que te inspira

Identifica estas cosas y desglósalas. ¿Qué te diferencia de tus modelos a seguir y qué necesitas hacer para ser más como ellos? Comprométete con lo que lo inspira y trabaja sistemáticamente hacia tus aspiraciones.

  1. Comienza tu portafolio más pronto que tarde

Tu portafolio es tu mejor herramienta cuando busques trabajo. Documenta cada proyecto en el que trabajas y se detallado. Resuma claramente el trabajo que realizaste y lo que aprendiste de cada proyecto. De esta forma, no tendrás que informar a los futuros empleadores sobre tus habilidades, sino que puedes mostrarlas.

  1. Toma buenas notas y aférrate a ellas

No deseches tus notas al final del semestre o año. Guárdalos para la totalidad de tu educación universitaria. Nunca se sabe qué información puede ser útil más adelante, o si algo que aprendiste el año pasado es aplicable a tu proyecto actual. Manten todo bien organizado y ahorrarás mucho tiempo y esfuerzo.

  1. Usa Internet para tu ventaja

Hay una gran cantidad de información en línea que puede ayudar cuando tienes problemas. Desde conferencias en YouTube hasta podcasts, no hay escasez de formas de complementar tu aprendizaje.

 

Deja una Respuesta